viernes, 16 de agosto de 2013

La última mártir del Moncada


Así titula el doctor Alberto Taboada un artículo referido a las palabras del Comandante de la Revolución  Juan Almeida Bosque, quien califico a la Heroína del Moncada, Haydée Santamaría desaparecida a finales de julio a finales de 1980, como la última mártir de aquellos hechos que abrieron el camino a la insurrección armada contra el régimen batistiano.
  En su trabajo apunta Taboada los horrores padecidos por la excelsa villaclareña  en los calabozos del cuartel Moncada, donde los esbirros no tuvieron la más mínima consideración con ella y Melba Hernández, recluidas ambas tras ser apresadas en el Hospital Civil Saturnino Lora, donde combatieron heroicamente a las ordenes de Abel.

 En esas mazmorras, con la pretensión de de obligarla a una confesión, mostraron a la valerosa mujer el ojo ensangrentado de su hermano, y, luego los despojos sanguinolentos de su novio Boris Luís Santa Coloma. La respuesta de Yeyé ante tan monstruosa no se hizo esperar: «Si a Abel le arrancaron un ojo y no habló, pueden hacer conmigo lo que quieran, que yo tampoco hablaré.»
 Desde su honroso encierro tuvo que llorar sin lágrimas a sus seres más queridos y a todos sus hermanos muertos. Luego de salir en libertad lucho incansablemente por la liberación de Fidel y sus compañeros, y seria puntal decisivo en la reproducción y distribución de La Historia me Absolverá.
 Subió a la Sierra y marcho al exilio a recabar recursos para sufragar la guerra liberadora del pueblo cubano.
Haydée junto a Almeida
 Después del triunfo cubano supo cumplir las nuevas misiones, y dejo su sello creador en la casa de las Ameritas.
 Sin embargo, durante tres décadas, en la que sufrió la perdida de sus padres y de entrañables compañeros como los comandantes Camilo Cienfuegos y Ernesto Che Guevara, trato de ocultar su sufrimiento y disimular el dolor. En vano. Precisamente al cumplirse el aniversario 27 de aquel 26 de julio, se privo de la vida «la dulce y fiera» Heroína del Moncada, cuyos restos descansan hoy juntos con los de su entrañable Abel y de mas caídos en aquella gesta.
 Por ello fueron muy justas las palabras pronunciadas por Almeida en la despedida de duelo, al proclamar que la villaclareña, nuestra inefable Yeyé, fue la última de los mártires del Moncada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada